domingo, 19 de octubre de 2008

La figura del mentor

FRASE DE LA SEMANA:
Yo no soy una diva gay, soy un maricón más (Alaska)

Es cierto que cuando he hablado con alguien alguna vez de postear este tema me ha respondido con un poco de indiferencia, como si no lo viera algo demasiado importante o no fuera muy común en el mundo mery… pero bueno, como también es mi blog… efectivamente, me lo follo cuando quiero (que es ahora).
Un mentor sería la persona que en cierto modo te guía en algo. Algo así como un tutor al que poder preguntarle tus dudas sobre el tema y que te pueda enseñar cosas nuevas al respecto. En el mundo gay sería muchas veces ese amigo (aunque sea por un breve periodo de tiempo) que te saca del armario y/o te ayuda en esos caóticos y confusos momentos iniciales. Es posible que luego esa relación se rompa (que nuevo gay + amigo gay suele resultar en enamoramientos no correspondidos y rayamientos varios), pero en mis casos al menos quedó siempre cierto rollito padre-hijo.

Y es que no sé si alguno de los lectores habrá leído algo de las Crónicas Vampíricas de Anne Rice o habrá visto Entrevista con el Vampiro, pero yo siempre vi mucha relación entre esto que estoy contando y la relación que se da entre un vampiro y el vampiro creado por éste… (vaya reflexión friky acabo de soltar, no?)
Mira que es retorcido ver paralelismos entre el rollito vampiro y el rollito gay, verdad?
En mi caso, tuve mentor gay, lo fui para alguno que otro (alguno acabó siendo bloguero y todo, además… que mira que dan disgustos, oye) y ese mismo lo fue para otro. Incluso podría considerar a otro amigo hermano de mentor por haber tenido el mismo. Así podríamos hablar hasta de árboles genealógicos. Porque, quién no se acuerda de la primera persona a la que confesó que era gay? Bueno, que lo confesó o se lo acabó sacando el otro. Pues de ahí parte un poco la idea que quiero explicar.
Y qué es lo que enseña un gay a un principiante? En mi caso yo creo que lo más básico: que hay que desarrollar una especie de 6º sentido gay para saber con solo una mirada si aquel es gay o no, técnicas de ligue más o menos afortunadas, acompañarte en tus primeras salidas por el ambiente, cómo actuar en casos de duda por si hemos pillado algo (cómo hacerse la prueba del SIDA o saber lo que es Yacutín), si deberíamos o no tratar el tema de ser gay con los padres... e incluso cosas mucho más importantes como enseñarte a borrar el historial del ordenador para que cuando alguien pulse una g no aparezcan todas las páginas guarrindongas que hemos visto…
Nosotros, que os amamos como a hijos en el fondo (aunque si alguien nos enseña un par de fotos y resultan interesantes es posible que nos dé por el amor incestuoso), desde aquí no hacemos más que velar por vuestro bienestar posteandoos cositas cada semana. Ahora, que viendo las juventudes como vienen de desarmarizadas y lo complicados que suelen ser los nuevos gays, casi mejor dejarlo en un repasito semanal y a mamarla (que es mucho más diver).
PD: igual da la sensación de que solo he posteado esto para poner esa foto... pero es que me ha quedado tan cuqui... ^_^ Quiero una bola de discoteca de la estrella de la muerte ya!

8 comentarios:

  1. Ay Eric, qué tiempos y qué recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. hasta luego, javié!!19 de octubre de 2008, 17:17

    En esto hay iniciados y autodidactas, como en casi todo... Yo creo que ese sexto sentido (el de ver muertos no, el de ver gays) no te lo puede enseñar nadie, sino que es algo que desarrollas tú pispo, con mayor o menor acierto...

    Es que antes estábamos mu retrasados, porque los mariquitas adolescentes de hoy en día ya vienen con GPS de serie y tuneados de fábrica, que parece que le vayan a dar lecciones a Paco Clavel y todo...

    ResponderEliminar
  3. Ay, dios mío, que nostálgicas que os ponéis....

    Pues yo no tuve mentor alguno. Y a veces es incluso mejor, porque hay por ahí cada mentora que tiene unas ideas que lo flipas.

    Dentro de la categoría de mentores están los mentores de ambiente, que te guían por los lugares por donde debes ir y como actuar. En el caso de Valencia enseñamos a ser una reina mora que no mire a nadie ;)

    Y sí, si eres maricon y quieres buenas mentoras, como nosotras desde este blog, ningunas.

    ResponderEliminar
  4. Uy!, mi mentor fue Mocho sin duda: él me enseñó todo del ambiente, que en aquel momento (parece mentira) era más abierto en Valencia que en Madrid.
    Y no sé si se me vale a mí como mentor de mi Piki, porque como me quedé con él para siempre... somos lo que nosotros llamamos "tío y sobrino" cuando vemos parejas así parecidas a la nuestra.

    ResponderEliminar
  5. La figura del mentor gay viene desde la época de los filósofos griegos, o quizás hubo desde antes... yo tuve un mentor que ya falleció, incluso he publicado un post al respecto en mi blog el mes pasado.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Idolatrado Eric, yo no tengo experiencia con mentor pero siempre fui un chico que se fijaba mucho ;P Así que yo, como Paris/Rosa Hilton/López, me he hecho a mí mismo. Supongo que no es ni mejor ni peor. Bueno, en caso de no tener mentor, la verdad es que no puedes echarle la culpa a nadie de tus desaciertos ni agradecerle a nadie tus triunfos, pero por lo demás... se lleva bien.
    AHora que lo pienso, la verdad es que mi marido y yo, que nos conocemos desde el cole, nos hemos ido "mentoreando" el uno al otro a lo largo de la pre-adolescencia, adolescencia y lo que viene después.
    AUnque lo realmente cierto es que tanto tú, como Tom, como Feer sois mis hadas madrinas mentoras de lo que se cuece en el ámbito gay actual, del que estoy bastante out.
    Gracias una vez más
    Un besazo
    F.T.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja, esa foto bien merece improvisar un post...si al final los post de relleno son los mejores.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  8. no se me había ocurrido a mi lo del mentor. a lo mejor es eso lo que hubiera querido encontrar, fijate. si no fuera por vosotros...

    ResponderEliminar

¡Maricón el último!