lunes, 4 de julio de 2011

Y de nuevo, el orgullo

Cuando has ido unas cuantas veces al orgullo la verdad es que empieza a resultar un ritual, pero bueno, todos sabemos que hay que seguir manifestándonos, que no esta el horno para bollos, ni para maricones, ni para nada que no sea la familia heterosexual "de toda la vida". El PP acecha por la esquina y han sido bastante rotundos con el tema matrimonio. Y ahí estamos todas y todas para seguir defendiendo nuestros derechos.

Y bueno, este año no tocaba Madrid, así que la cosa se ha quedado sólo en Valencia. El programa es más o menos como todos los años: ir al parterre a ver salir la manifestación, salir en la manifestación, acabar en el ayuntamiento para chillarle a Rita, cenar y acabar en la verbena. Este año como nota diferenciadora hemos contado con la presencia de los indignados...bueno, más bien les hemos invadido la acampada de la plaza del ayuntamiento. La estética perroflautera se mezcló con la pluma más variada, esto marcará tendencia para la temporada que viene, ya veréis.