viernes, 28 de febrero de 2014

El Consultorio. Monitores de gimnasio gays que ni comen ni dejan comer


La consulta de hoy la escribe un chico que textualmente nos pide que "le llamemos como queramos y cuanto más despectivo mejor"... A mí Cuantomásdespectivo me parece un poco largo, así que lo dejaré en Cuan, que suena como Juan pero mucho más hipster (dónde va a parar). El problema de Cuan es que empezó a confraternizar con un monitor de gimnasio ennoviado y... bueno, mejor te lo cuenta él mismo...


Hasta hace poco me llevaba genial con uno de los monitores de mi gimnasio. Éramos buenos amigos: salíamos de fiesta, me invitaba a comer y contaba conmigo para casi cualquier cosa... Así que pasó lo inevitable, me acabé enamorando de él.

Pensé que me callaría como una puta hasta que se me pasase, pues él tenía novio desde hacía dos años y no quería que nuestra amistad se estropease por esto. Pero como no era capaz de pasar página y actuar con normalidad decidí hablar con él.

Me dijo que sólo podíamos ser amigos, que no quería que afectase a nuestra relación y que me tomase un tiempo. Yo pensé que cuanta más importancia le diésemos, más difícil sería retomarlo, asi que fuí al día siguiente y me montó un numerito tipo "no quiero que pienses lo que no es, no voy a dejar a mi novio por ti...". Quise explicarle que ése no era mi objetivo, pero no me entendió y desde entonces siguió muy raro.

Así que seguí su consejo: ir a las clases con otros monitores un tiempo... pero cuando me vió hacerlo se puso como una furia y desde entonces ni me mira ni me habla, y me dijo que no quería tener ningún tipo de relación conmigo.

No pretendo tener ninguna historia de amor con él, sólo seguir siendo amigos... ¿Alguna idea de qué le puede estar pasando para actuar así? ¿Debería esperar a que se le pase y muestre algún cambio hacia mi para hablar con él? ¿Debería ser él quien viniese a hablar conmigo? ¿o después de haberme tratado así debería simplemente pensar que no merece la pena y olvidarme de él más allá del gimnasio? Ayudadme!


¡Ay, Cuan! ¡Cuanto mareo veo yo aquí! Por si no habías pillado la sutileza del título que le he puesto a la entrada, lo que se huele aquí es un mareamiento en toda regla... Que si mejor desapareces un rato, que si qué haces aquí, que si ahora pasas de mí y yo me enfado y no respiro... la verdad es que tiene toda la pinta de que este chico lo que quiere es tenerte ahí en mode perrito (y sin ponerte en la posición de perrito encima).

Mariquitas así hemos encontrado Tom y yo cienes y cienes... Que mucho me arrimo, mucho te sigo el rollo, pero al final nada de nada. Si además me dices que es monitor de gimnasio (que imagino que estará un rato bueno el tipo), pues hasta encajaría en el tópico. Un mírame (y ámame) pero no me toques porque tener un fan me sube mogollón el ego. Nosotros a estos los llamamos reinas (y no por la pluma, sino por la actitud).

Todo esto por lo que dices de que "contaba contigo casi para cualquier cosa" (y no "que contábais el uno para con el otro" o algo así) o el tema de que en cuanto acabas de pasar de él (como él mismo te dijo), va y se enfada. Y ni siquiera te deja que te expliques. Cualquiera diría que lo que le has tocado es el ego.

Las otras cosas que se me ocurren son que también le gustas y por eso está raro (pero no lo creo, porque si quisiera algo se lo estabas poniendo muy a huevo) o, véase, que es así de raro sin más... y por experiencia esa viene a ser la excusa del millón... yo es que soy así; y la extensa mayoría de las veces sólo es eso: una excusa para pasar de uno.

Si estuviera en tu lugar, lo tendría bastante claro: si quiere algo, ya te lo hará saber. Al fin y al cabo tú has intentado solucionarlo y explicarte... pero sigue siendo él el ofendido. Si tan poco valora la relación como para ni siquiera darte la oportunidad de hablar las cosas, quizás tampoco pierdes tanto. Un poco como cuando hablaba de pasar de exes a amigos, el tema es que debería mostrase un poco comprensivo y darte algo de cancha, que en realidad eres tú el que sale peor parado teniendo que superar el asunto... si es que realmente quiere tu amistad, digo yo.

Pero esa es mi opinión, claro... Y a ti, ¿qué te parece que le puede pasar a este chico para que actúe así de raro? ¿Alguna experiencia similar? ¿Algún consejo para este chico?

15 comentarios:

  1. Ay, yo es que no soy mucho de gimnasios. Bueno voy a matizar, sí, iba a diario a los gimnasios pero de hoteles cuando estaba fuera de casa. Lo que no soporto de los gimnasios normales es a la gente chandalera, cani y pokera que van. Solo estuve medio año apuntado a uno de estos y para cumplir con todos los tópicos, el monitor se metía en las duchas cuando yo lo hacía. Se enjabonaba la pilila hasta sacarle brillo mientras me miraba y todo eso. Además, me consta que se duchaba como veinte veces al día, imagino que por lo mismo que conmigo. Lo que pasa es era una época de mi vida un poco complicada y me había hecho la promesa de que jamás mezclaría cosas. Si estoy en el trabajo, no voy a liarme con nadie del trabajo (otra vez) Por lo tanto, si estoy en el gimnasio, no me liaré con nadie del gimnasio. Y por eso no le seguí el juego nunca.
    Por lo de la consulta, (esto es una opinión personal) Cuan es un simple plato de profiteroles. Apetecibles, pero solo si te quedas con hambre después de la comida. Te sientes genial por saber que hay profiteroles de postres, porque puedes decidir después si te los tomas o no. Pero si de repente te los quitan de la carta, te entra mala leche. ¿Que pasa si después me va a apetecer comérmelos? ¿es que acaso no voy a poder? De eso nada, yo quiero que estén en el menú por si acaso tengo hambre cuando acabe de comer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, pues me acabas de dar hambre y todo con tanto profiterol y tanto postre, chico ;-P Pero sí, desde luego tiene toda la pinta de ir por ahí la cosa... un no pero sí pero ni tanto ni tan calvo... Yo desde luego intentaría quitármelo de la cabeza rapidito...
      Y sobre gimnasios... pues bueno, será cuestión de gustos. A mí es de los pocos deportes que soporto... Ni cosas de grupo, ni velocidad... incluso la bici estática me aburre mil... Pero el gimnasio, como vas viendo/sintiendo resultados, me motiva bastante más... Y de cruising en vestuarios también se podría hablar bastante... eso sí, desde luego con monitores o compañeros de curro o demás gente que ves constantemente, mejor si puede evitarse

      Eliminar
  2. ¡Muchas gracias chicos!
    Habeis abordado todas las posibles opciones que barajaba, me habeis ayudado mucho.
    Ya os contaré si hay avaces ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejejeje! Me alegro de que te hayamos podido ayudar ;)
      Que, bueno, es lo que te digo, que faltaría conocerlo, pero así desde fuera es la idea que se me viene a la cabeza, desde luego.
      Nos vas contando ;-)

      Eliminar
  3. Vosotros los llamáis reinas, yo los llamo gilipollas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de "reinas" yo creo que viene un poco de "pasarse de princesita"... pero después de tantos años, a saber...

      Eliminar
  4. No sé... suena muy a mariloca de los nervios perdía del coño. Si es todo así de literal, yo no me acercaría mucho a ese sujeto no vaya a ser que le dé la vena peligrosa algún día y te eche un bidón de lejía en las duchas o electrifique las mancuernas...Resumiendo: cambia de gimnasio :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja! Sólo faltaría eso, que encima de que el pobre chaval lo pueda pasar mal (el monitor no, el otro), encima se pusiera en plan psicópata... pero, vamos, cosas másr aras se han visto por menos...

      Eliminar
  5. Pues yo lo mandaba a la mierda y seguía en el gimnasio, para reinas una misma, que sepa lo que se pierde.
    Además de reinas, los llamo "los perros del hortelano". Y como subespecie mi recomendación es evitarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo un clásico del mariconismo, desde luego... así como a los heteros se supone que se les conquista por elestómago, a los gays por el ego, sin duda

      Eliminar
  6. Reinas, gilipollas, mari-EGOS, ... en fin, gentecilla de esa que vive sólo y para "molarse a si mismo" y amamantar su ego con los pobres vulgares mariconcillos que arrastramos nuestras miserias a 8000 metros por debajo de sus pies. Que se queden en su Everest o su Olimpo, allá se congelen, frios y monísimos para toda la eternidad. Amén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquiera diría que a ti también te ha pasado algo parecido... bueno, ¿y a quien no? Eso sí, por lo menos a fuerza de años se aprende a no seguirles demasiado el rollo. A mí como mucho ya sólo me hacen perder unos meses de mi vida XD

      Eliminar
  7. Hola, donde podría enviaros una consulta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el menú de arriba, donde pone "El Consultorio"... o aquí mismo :-P

      Eliminar
  8. Pero qué os pasa a los gays que cada día estáis más jodidamente buenos! Han decidido meter en los gimnasios a todos los hombres musculosos, CARISMÁTICOS y homosexuales que hay en el mundo en plan tortura china para las mujeres heterosexuales que estamos salidas???
    Y resalto lo de carismáticos porque sí, en el gimnasio hay también chicos heterosexuales que están de buen ver, pero su cuerpo moldeado es inversamente proporcional (por lo general) a la inteligencia que les queda para pasar el día.
    Maldita sea, qué atracción sexual más insana despertáis.

    ResponderEliminar

¡Maricón el último!