viernes, 27 de junio de 2014

10 Ventajas Indiscutibles de ser Gay


Por un lado tenemos lo de que el Orgullo se llame orgullo... que de tanto escuchar que esa palabra no pega con lo que representa y tal y cual, ya casi empezaba a ser un reto personal. Por otro, que existe un montón de gente que a diario se lamenta de no haber salido hetero. Bien, pues por todo eso, porque siempre hay que pensar en positivo, porque nunca es nada tan terrible (y porque es mi blog y me lo f*llo cuando quiero), una entrada con 10 ventajas indiscutibles de ser gay (o lesbiana):


1 Embarazos no deseados

Si tiene que haber una ventaja indiscutible de ser gay, esa es sin duda que no podemos quedarnos embarazados por accidente. Hay que seguir usando preservativo para no pillar una ETS, por supuesto, pero desde luego que jamás en la vida eso llevará a perjudicar a una tercera persona (en forma de bebé) por ello. Claro, el contrapunto es que tampoco podemos tener hijos por nosotros mismos, pero lo que parece obvio es que esos niños estarán requeteplaneados, requetepensados y requetequeridos desde el minuto 0. ¡Vamos! Con la de papeleos y trabajazos que hay que montarse como para ir con dudas.

2 Saber dónde está todo en el sexo

Si bien siempre habrá gays que follen de pena, lo cierto es que compartir cuerpo y genitales suele venir bastante bien. Así posiblemente necesitaremos bastantes menos explicaciones para hacer y que nos hagan lo que queremos y como queremos. Esto me parece una gran ventaja... sobretodo en el caso de las mujeres, que con los chicos heteros, entre que no prestan mucha atención a los preliminares y que complacer a una mujer parece que requiere tres másters y dos doctorados, resulta casi una misión imposible... o al menos eso es lo que se cuenta. Nosotros todo esto lo llevamos de serie (al menos en general)

3 Compartir ropa

Aunque habría que ver las tallas de cada cual y sus gustos concretos en vestuario y estilismos, la verdad es que siendo gay y viviendo juntos sobretodo, siempre se pueden compartir algunas prendas... aunque sea ropa de abrigo o pantalones anchos. A lo tonto a lo tonto es que te puedes ahorrar bastante dinero y duplicar tu armario en un solo movimiento. Lo malo en todo caso es que si os pasáis acabaréis parciendo novios clónicos y, chico, por muy enamorado que estés, siempre hay que mantener algo de personalidad. Además, parecer gemelos ya no se lleva.

4 La presión de casarse y tener hijos

Llegados a unas edades, a los heteros se les presiona un montón para que encuentren pareja, se casen, tengan hijos, sienten cabeza y blablablá. Aunque el matrimonio igualitario ya es un derecho en muchos paises, lo cierto es que este tema en concreto (aun) no ha llegado a las parejas gays. Supongo que es porque tradicionalmente, si a cierta edad seguías soltero era porque eras un putero o una guarrilla o increiblemente feo o bollera o maricón (y que realmente no quisieras pareja también, claro). Sea por lo que sea lo cierto es que se vive muy bien sin que a cada boda que vayas te pregunten "Bueno, ¿y tú para cuando?". Al menos de momento...

5 Caballerosidad

Los tiempos cambian, las mujeres trabajan y llevan el pan a casa, los cortejos no requieren carabina ni los charcos que dejes tu chaqueta hecha un asco para que tu doncella no se manche los delicados pinreles... pero sí que es verdad que en el mundo hetero queda mucha caballerosidad residual... Desde invitar a la chica a cenar o a copas a ser el hombre el que se acerque para ligar... Pues de todo eso en las parejas gays te puedes olvidar completamente porque aquí los roles (como mucho) están en la cama. Y, de verdad, qué pereza me da sólo de pensarlo, chico...

6 Sexo desinhibido

Yo siempre he pensado que los gays, como hemos tenido el valor de plantar cara a muchas cosas, salirnos de la norma de lo bien visto o como quieras llamarlo, como que ya puestos luego en la cama tenemos menos pudores para hacer según qué cosas. Claro, habrá de todo en heteros y gays, pero se escucha mucho que por ejemplo una de las mayores fantasías del hetero común es practicar sexo anal (a la de tres todos a coro: BITCH PLEASE!). En el mundo gay uno llega a un punto en que casi es difícil que te sorprendan... ¿lluvias doradas? ¿orgías? ¿sado? Raro es no haberte cruzado con alguno al que le vaya alguna de esas cosas por ejemplo...

7 Pagafantismo

Esto es algo que me hicieron ver hace poco unos amigos heteros... y supongo que viene de lo de la caballerosidad y el sexo deshinibido que hablaba arriba. Un pagafantas (por si alguien no lo sabe) es el chico que va detrás de una chica, le paga los caprichitos y le rie las gracias pero no consigue salir de la zona de amigos. En el mundo gay también puede darse, pero diría que es mucho más raro. Con heteros, como a muchas les cuesta irse a la cama si no hay un poco de cortejo, romanticismo y tonterías varias, se crea la situación ideal para quedarse ahí esperando a saber cuanto tiempo. En los gays todo es mucho más obvio: ¿te gusto? bien ¿no te gusto? pues otro. Y eso, queridos míos es fantástico para no perder el tiempo de forma absurda

8 Sexo como arma

Esto del sexo como arma  no tiene que ver ni con el sado ni con posturas sexuales ninja marcianas... es algo tan básico en el mundo hetero sobretodo como chantajear con sexo. ¿Te imaginas que tu novio un día te viene con que si limpias toda la casa te la chupa? ¿Se te puede pasar por la cabeza que te diga, yo qué sé, que porque te has gastado tanto dinero en un móvil ahora te vas a quedar un mes sin follar? ¿Y no te suena eso mucho a típico matrimonio hetero? Pues lo cierto es que hablas con unos cuantos y te das cuenta de que no es nada raro. Pues eso de fingir que no nos gusta el sexo diría que va muy poco con nosotros los gays (o con cualquier hetero con dos dedos de frente).

9 Los trios y el sexo en grupo

Que te guste el sexo con una o más personas ya será cuestión de cada cual, pero lo que es evidente es que sólo entre homosexuales y bisexuales se puede disfrutar completamente y al 100% del sexo en grupo y todos sus participantes. Claro, siendo hetero puedes estar con dos chic@s a la vez, pero si no son bisexuales ni se tocarán... lo cual quita bastante gracia visual. O al revés, compartir chic@ con alguien de tu mismo sexo, pero ahí ya ni tocaros, claro. Si hay algo realmente interesante del sexo gay es que las posibilidades tienden a infinito. Más si además de participantes contamos posibles versatilidades (o incluso véanse trenecitos). Una experiencia única, desde luego.

10 Gustos y personalidades en común

Con esta última yo sé que me la juego... porque cada persona es un mundo, no se puede generalizar y blablabla. Pero el caso es que parece lógico pensar que, hasta cierto punto al menos, dos hombres o dos mujeres tendrán más cosas en común que al revés. Podemos pensar en diferencias impuestas por la sociedad o ir a algo que parece tan evidente como que una mujer entenderá mejor los cambios hormonales durante la regla que un hombre. Y quien dice eso dice sutilezas a la hora de actuar, reaccionar, pensar... O también podemos volver a comparar con heteros, que falta que salga un grupo variado para que al cabo del rato los chicos vayan por un lado y las chicas por otro. ¿Como que de alguna manera estamos más a gusto entre personas de nuestro mismo sexo? Puede que de alguna manera un poco.

A ti, ¿se te ocurren más ventajas de ser gay? Yo la verdad es que aun me he dejado algunas en el tintero para que fuesen sólo 10. ¿Un ejemplo? Que no tenemos que aguantar a vendedores de rosas cuando estamos con nuestra pareja en cualquier bar. Un, dos, tres, responda otra vez.

10 comentarios:

  1. NO TENER HIJOS.

    Con eso ya está todo dicho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es cierto...eso es la mejor razon.

      Eliminar
  2. bueno, no se puede generalizar pero yo diria que el hecho de que te puteen por ser quien eres es un asco pero te ayuda a madurar mas rapido y a valerte por ti mismo y ser independiente

    ResponderEliminar
  3. Las presiones para que te cases ya empiezan a aparecer también.

    Lo de "saber dónde está todo" está bien, pero eso no garantiza el éxito. Si fuera así, todos los polvos de nuestra vida habrían sido increíbles, y seguro que no es el caso, que a cada uno nos pone más una cosa que otra.

    Y lo de la ropa, sólo si perteneces a la misma tribu. Si eres un chaser y te van ositos... te va a quedar todo un pelín grande ;)

    ResponderEliminar
  4. no tengo mu claro el porqué... pero el que lo prueba (y me incluyo) no vuelve... por algo será :)

    ResponderEliminar
  5. Pues mira que no estoy muy de acuerdo con la número 8, he sido víctima de ella.

    Mi novio en algunas ocasiones me dice que NO me merezco el sexo y chas, no hay sexo.

    Creo que va a algo más complejo, pero bueno.

    SÍ se utiliza el sexo como un arma, algo que yo considero de lo más puerco y bajo que le puedes hacer a tu pareja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, se usa, pero como dices tú, consideramos que es de lo más bajo y rastrero que le puedes hacer a tu pareja. Las mujeres hetero no lo ven asi. Es su poder y su derecho y los hombres hetero asi lo aceptan..

      Eliminar
  6. jajajajaajaj muy buena lista! Siempre que ha salido el tema, lo primero que he pensado es que los gays follan más. Se me caen los huevos al suelo cada vez que un amigo hetero me dice que lleva saliendo con una chica dos semanas pero que aún no han follado, que igual al fin de semana puede caer algo...

    Aunque para mi, la ventaja principal es el tema de los hijos. He tenido siempre el instinto paternal en menos cinco. No me gustan los niños (a pesar de lo que alguien pueda pensar por mis comentarios sobre Bandon Stark...) y es un alivio que ni la familia ni los amigos presionen por este tema. Simplemente no quiero tener hijos.

    Discrepo en dos cosas... El chantaje por sexo. A mi me lo han hecho también, y no ha sido una mujer. Lo típico de "ve guardándote la polla que hasta que no tiendas la ropa y limpies la cocina, no te la voy a tocar". Y yo como un gilipollas a tender y a fregar la cocina, con una erección eso sí.
    Después está el tema de la caballerosidad. Vale, a mi me gusta ser detallista, y me gusta que tengan detalles conmigo. Si a eso se le quiere llamar caballerosidad, pues adelante. Tenía un ex que se partía el pecho de la risa conmigo porque cada vez que íbamos a subir al coche le abría la puerta. Por ejemplo. Pero son cosas que salen solas sin darme cuenta, no es algo que intente hacer para quedar bien, simplemente me sale así.

    Y digo yo... ¿a ningún gay le gusta que un pakistaní vaya vendiendo rosas y su novio le compre una? Es simple curiosidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues ... si la verdad a mi me va eso de ser romántico y los detalles , me encantaría que mi novio me regalara la rosa

      Eliminar
  7. Una lista perfecta. Añado: para los hombres hetero, follar (gratis) es un reto diario. Para un gay en una ciudad un poco grande...

    ResponderEliminar

¡Maricón el último!