miércoles, 29 de octubre de 2008

Las siete pruebas para la pareja gay

FRASE DE LA SEMANA:
No estoy obsesionada con el photoshop,

pero recurro a él como todo el mundo.
Mariah Carey

Cuando empiezas algo con alguien, consciente o inconscientemente, te tienes que esperar muchas veces a decir que lo conoces porque no le has visto en tal o cual situación. En este post destriparemos esas situaciones concretas (sin hablar de compenetración sexual, que ocuparía mucho y es un tema que merece un post propio) que podrían ser pruebas de fuego para ver quién es realmente ése chico y si tenéis algún futuro…


Sitios Hetero

Una opción bastante tópica para las primeras citas es quedar en un sitio hetero o de no-ambiente (cines, restaurantes, cafeterías… creedme, existen). Aquí sobretodo podremos valorar el grado de armarización de nuestro acompañante por sus formas de tratarte delante de los heteros (o supuestos heteros) presentes. Esto depende bastante de gustos. Hay quien prefiere no dar demasiadas muestras de cariño en estos sitios porsiaca y hay quien hace reivindicación incluso a partir de besos y manitas. Aunque por lo general en una relación siempre hay uno más cortado en estas cosas que el otro, siempre es mejor que ninguno de los dos lo pase fatal ya sea por tener que cortarse o porque le de palo vergüencilla.

Ambiente

Ver a nuestro posible en un lugar lleno de maricones es muy revelador. Podemos valorar desde la relación con posibles exrolletes (hasta que no haya explicación no sabremos de donde sale ese que acaba de saludarle) hasta las reacciones frente a tiradas de trastos pasando por su afición al ambiente. Viendo cuanta gente saluda podremos hacernos una idea de lo ambiente-victim que sea el susodicho (luego ya, que nos parezca mejor o peor es cosa de cada cual). Sobre las tiradas de trastos, si bien es cierto que en cualquier sitio se puede ligar (cruisin’ is in the air), aquí es más habitual. Dependiendo de si corta por lo sano cuando alguien se le acerca o si le sigue la corriente un rato, veremos la ligereza de sus cascos y su grado de reina (ya sea por ignorarle vilmente o por lo que le guste que le doren la píldora). En el caso de que los trastos nos los tiren a nosotros también podremos ver el grado de celos (si se enfada porque te hablen, si se la sopla, si se enfada porque has pasado del trasteador y tenía ganas de ser tres…).

Casa

Desde luego, el lugar más cotidiano, con más intimidad y, por lo tanto, el que más dice de las relaciones bajo mi punto de vista. Aquí veremos si encontramos formas de estar a gusto sin hacer nada prácticamente o si alguno se aburre. Al no haber espectadores, hay más libertad y se suele actuar más normalmente (y se puede follar más habitualmente). Además, en otras cosas más cotidianas como cocinar (y acabar follando), limpiar un poco (y acabar follando) o demás tareas domésticas (y acabar follando) observaremos nuestros puntos en común en estas cosas y nuestra química de convivencia para un posible futuro (además de si alguno se cansa de acabar follando).

Aficiones Comunes/Propias

Si bien para alguno el ambiente, el cuidado de la casa y tal puede ser ya una afición, siempre hay cosas que requieren algo especial. Por ejemplo, asistir a festivales, pasar horas de tiendas, escribir blogs, el encaje de bolillos… Dependiendo de si compartamos o no las aficiones particulares de cada uno y de la forma en que lo hagamos, podremos ver nuestra compenetración al respecto. Aunque todo son grados al fin y al cabo y yo, en mi caso concreto creo que lo que no se puede hacer con tu pareja, seguro que podrás hacerlo con algún amigo. Bueno, no tener nada en común o que cuando él te acompañe a algo tuyo ponga cara de agobio es fatal, pero coincidir en todo es muy difícil. Todo depende mucho de la actitud, creo yo (y siempre podéis volver a casa y acabar follando).

Amigos

Es precisamente el momento de la presentación en sociedad cuando parece que la cosa va un poco más allá (aunque a veces conoces a los amigos antes o al mismo tiempo, que el ambiente es como un pueblo por muy grande que sea tu ciudad). Dime con quien andas y te diré quien eresy dime cómo le he caído a tus amigos y te diré si te dirán que pases de mí o qué. Que, bueno, creo que tan fatal puede ser caerle mal a los amigos del otro como caerles demasiado bien (y que tu novio se sienta celosillo) o que haya tiradas de trastos incluso. Hay quien pasa absolutamente de lo que le digan y hay quien se deja influir más, pero siempre es importante ver qué tal con los colegas.

Soledad

Hemos visto situaciones variadas en que valoramos a partir de la relación entre los dos, pero otra bien importante es la relación con la soledad del otro. Hay a quien le gusta más estar con gente y quien prefiere la soledad, pero creo que todos necesitamos algun rato de intimidad con nosotros mismos (y no solo para pajearse, cochino!). Dependiendo de cómo se tome el otro que necesitemos un rato así (que hay algunos que hasta se rayan si les dices que esta tarde estas cansado y quieres quedarte en casa viendo la tele) o de cómo nos digan que lo necesitan, veremos muchas cosas.

Viajes

Yo creo que es la prueba definitiva para una relación. Que sí, que los viajes pueden salir mejor o peor, pero viajando con nuestro novio pasaremos mucho tiempo seguido con él y veremos casi todos los puntos que hemos visto antes. Desde los momentos en que necesitemos soledad hasta la forma de actuar en casa/hotel pasando por posibles incursiones en el ambiente, sitios heteros, aficiones/intereses de viaje comunes o propios… e incluso si viajamos con amigos, la relación con ellos. Por supuesto, un viaje bueno no es garantía de que si vivimos juntos será maravilloso (como viajar hasta Mallorca), que un viaje dura un tiempo determinado y vivir juntos se supone que es un poco para siempre, pero me parece un experimento muy revelador.


Y ahora la pregunta es… ¿cuántas pruebas tendría que pasar un chico para que la relación fuese bien? Pues yo creo que todas y ninguna… que luego te enamoras de quien te tienes que enamorar y al final los dos acaban cediendo en alguna cosa y tampoco resulta tan importante. Que coincidir absolutamente en todo tiene que ser la leche de aburrido, ¿no? Además, así no hay quien discuta y luego se reconcilie (para acabar follando, claro).

15 comentarios:

  1. Eric, te vuelves a merecer un premio de post, es buenísimo.

    Nos vemos este finde!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajajaja.

    Chico, es que si me pongo a analizar cada punto tendría que escribir un post (agh) entero sobre mi txrelación.

    Todos los puntos tienen su punto pero ninguno es eliminatorio, creo yo, no hay noviazgo perfecto.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cuántas pruebas...? Pues como bien has dicho, cuando te enamoras te vuelves absolutamente imbécil y pasas casi todo por alto. Pero bueno, pasado un tiempo, yo creo que las dos primeras son menos importantes que las cinco últimas.

    Lo de las cosas en común y "poner cara de perro" me ha llegado al alma.

    ResponderEliminar
  4. hasta luego, javié!!29 de octubre de 2008, 15:50

    Bastantes pruebas y exámenes pasamos en nuestras vidas, para tener que superar también una prueba de novios, hombreya!!!!!!

    Se trata esencialmente de química en el principio (porque no todo es "acabar follando", sino también "empezar follando"), y luego ir acomodándose a las características del otro, a la vez que el otro se acomoda a las tuyas... Buscar la relación perfecta es absurdo, al igual que encabezonarse con un chico perfecto: Todos somos imperfectos, aunque creamos que no. Una vez que hayamos hecho las paces con esa idea, es más fácil aceptarla también en los demás...

    De hecho, toda esta parte de las relaciones de ir conociendo al otro es divertida y entretenida, pero agotadora... Luego ya viene la tranquilidad de poder eructar delante del otro sin inmutarnos, como si estuviéramos solos. Y de pedos que se escapan sin querer, mejor no hablar... ;-)

    ResponderEliminar
  5. Idolatrado Eric, estás imparable últimamente, y sin perder un gramo de calidad en tus numerosos posts (y no es pasión de fan, que también).
    Respecto al tema de hoy, poco puedo decir, porque aunque suene un poco repelente-niño-Vicente, la verdad es que en mi caso no he tenido que pasar esas pruebas. Bueno quizá si, pero como ya expliqué en un antiguo comentario, a mi marío lo conozco desde los 7 años, hemos compartido colegio, instituto (universidad ya no) y a mis suegros los conozco desde que iba a hacer los deberes a su casa. Así que quizá sí hemos ido pasando pruebas pero tan paulatinamente que casi no nos hemos enterado. Además siempre hemos compartido amig@s y las nuevas adquisiciones las hemos hecho juntos. Pero no somos siameses, ni Chip y Chop ni rollos de esos, la verdad es que somos bastante diferentes, pero con muchas cosas en común también. Total que no puedo hablar mucho del tema (aunque después del "espich" que me he largao parezca lo contrario ;P)
    Besos Fanáticos!!

    ResponderEliminar
  6. si tiene que superar todas la pruebas nos quedamos solos!

    ResponderEliminar
  7. Mmm... muy interesante todo, da que pensar. Es que en esto de las relaciones gays siempre nos tendemos a complicar la vida, ¿no?

    Por cierto, lo de "Yo soy tu padre, maricón" me ha encantado! JAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  8. a mí los hombres no me han durado nunca más de tres horas

    ResponderEliminar
  9. Tom, un premio de post? eso es que me lo envías por correo postal? XD Eso, tú vente que ya toca hacer el ridículo cantando en ADN... que donde me lleva Feer solo hay modernas y perder la corona ahí no tiene gracia :P

    Mocho, todos los puntos tienen su punto, pero como yo ya me veo en unos años haciendo punto de cruz, por lo menos teorizo y si me sale alguno ya le tengo más calao :P

    Feer, totalmente de acuerdo, una vez te enamoras, olvídate de pruebas que ya es tarde para pensar... Las dos primeras las veo menos importantes si apenas salís, aunque salir alguna vez por el ambiente y ver a tu novio poniendo ojitos a diestro y zurdo (por ejemplo), es fatal, te lo digo yo. O que uno sea más cortao que otro... esas cosas acaban generando mar de fondo, pero weno, más salvable que otros puntos es.

    HLJ!, yo es que siempre tiendo a la sublimación de las cosas... y así me va. Buscar al chico perfecto es absurdo, pero en algo habrá que entretenerse, no? Yo una vez encontré a uno así, solo que yo no era su tipo y acabó dejándome... y ahora me acabo el whisky doble y pongo "As time goes by" mientras me preparo otro... :P

    Fande, escribo tanto porque encontré unas pastis por la calle que me dan una vidilla... XD Hombre, lo tuyo es una relación bastante extraña. Para nada es la forma común de conocerse dos gays, pero creo que muchas de esas fases las pasásteis hace tanto y tan gradualmente que ya las tenéis superasumidas. Y ser iguales para nada es mejor, que vaya aburrimiento!

    Aran, bienvenido ;) Hombre, eso supongo que va por gustos. Yo creo que con la de los amigos y la de la casa ya tengo mucho ganado, aunque todas las demás tampoco están de más ;P

    Caotico_jq, bienvenido tb ;) Que los maricones nos complicamos la vida? De donde has sacado esa idea? XD La foto es total. Estoy por ampliarla y colgarla en el recibidor... aunque igual me tiran de casa XD

    Sero, bienvenido ;) eso es porque alguno de los puntos no lo llevas demasiado bien... a cada cerd@ le llega su SanMartín, aunque a veces se pierde por el camino y llega un poco más tarde (el mío 20y pico años tarde). Cuando llegue ya sabes por donde pillarle :P

    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. El último párrafo lo resume todo, al final te enamoras y se acabó, todo da igual. Uno cede en unas cosas y el otro en otras, más o menos y se acaba encajando más o menos perfectamente.
    Lo del viaje es cierto que es la prueba ideal.
    Muy bueno todo.

    ResponderEliminar
  11. Puff, perezón...mola leer este tipo de post para alegrarte de estar solo.
    Aunque lo de discutir y reconciliarse follando no tiene precio ...y para eso hace falta alguien más.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Me da mucho gusto leer tus artículos.

    Si bien el último punto lo resume todo, es cierto que las pruebas existen.

    En mi caso, hay otra prueba que no nombrás y tiene que ver con las mascotas. Tengo una perrita en mi departamento y eso le ha molestado a muchos gay que he conocido... sin palabras!!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Enhorabuena..., y no pretendo ser pelota, je, pero te leo por primera vez y me pregunto asombrado cómo lo consigues, aunque supongo que es sencillo cuando se dispone de grandes dosis de inteligencia, un sentido del humor brillante y de buen gusto, empática simpatía, creatividad, sensatez, un carácter observador, y una genialidad innata. Por mi parte, tan solo aspiro a seguir superando "pruebas" junto a mi alguien especial..., aunque nada sea para siempre, sniff.
    Un besote y gracias.

    ResponderEliminar
  14. Hacia tiempo que no me pasaba por aqui...
    Pues con el chaval con el que estoy saliendo he pasado casi todas las pruevas excepto conocer amigos suyos (él si ha conocido mios y es un encanto ^^ cae bien a to dios) y hacer un viaje (ya caera...).

    Supongo que eso es que me va mas o menos bien con el chaval xD jejejeje.

    ResponderEliminar

¡Maricón el último!